Todo empezó con un viaje en coche, a través del viento, una aventura.
Luego fue una visita, una mudanza,
Muchos viajes sucedieron
hasta que finalmente nada le distrajo.
Entonces quedó el camino,
sostenido por un objeto,
flotando
ingrávido
amenazando con una sombra,
quizás para la reflexión, quizás para la confrontación.

Objeto trazado a ojo y a mano alzada
comprendido empíricamente
entendido intuitivamente
afectando el camino.
Camino en perspectiva euclidiana,
los dibujos de Blanca Navas integran la racionalización del espacio
y la elevación del objeto
creando un diálogo entre lo que es y lo que el ojo humano ve.
Mística vital.

Viaje sin horizonte
circular,
como un viajero del XIX, dando vueltas al objeto, indagando, siempre preguntando, volviendo sobre sÍ el paso.
Dualismo
necesario caminar con vocación de infinitud
que parece detenerse en el tiempo,
que se pospone
como un eterno moderno,
ni está por suceder ni acaba de ocurrir.

De Sales Miragall
Para Tanteos y Vaivenes, exposición de Blanca Navas
31 de Marzo de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *