GREY
GREEN
GOLD
Juan Sebastián Rodríguez Moranta
14-16 marzo 2014

No hace falta recurrir a trucos para hacer fotos…
No tienes que hacer posar a nadie ante la cámara.
Las fotos están ahí, esperando que las hagas –Robert Capa

La serie de fotografías Silence is Grey, de Juan Sebastián Rodríguez Moranta, nos muestra un variopinto elenco de personajes cuyo denominador común es el emplazamiento en algún lugar de la Barceloneta, con el cielo gris nublado y un mar silencioso que se pierde anónimo en el vasto horizonte.

Moranta retrata a esta veintena de personas –y dos perros– mientras realizan diversas acciones: algunos corren, otros contemplan el paisaje, otros, en fin, pasan por el escenario quién sabe hacia dónde y sumidos en sus pensamientos. Y es que otro denominador común que les une es el portar cada uno su propia historia, sus propias historias, una enigmática vida a los ojos del espectador.

En efecto, es logro del fotógrafo el trasladar su ojo a todo aquel que observa cada imagen, haciéndole partícipe activo de aquello que contempla; en este caso, el misterio de un instante captado por la cámara. Y es en este instante donde emerge un silencio, un silencio sonoro que abarca toda la escena, impregnada de algo que podríamos llamar lo bello y lo sublime y que nos lleva a admirar todo el paisaje contemplado desde el punto de vista del fotógrafo. Hay aquí quietud. Hay movimiento. Pero en la quietud hay vida y en el movimiento un momento captado. Es siempre la misma foto, pero nadie se baña dos veces en el mismo río: primero porque las aguas no son las mismas; segundo, y sobre todo, porque nosotros no somos los mismos. Cada vez que miramos de nuevo aquella imagen o aquella otra, descubrimos otros sentidos y nos conmueve de una manera inédita. Imaginamos otras historias y nos sobrecoge otra vez la inmensidad; somos acogidos en la pregunta y cada posible respuesta nos acerca más bien a lo que somos, a través del retrato de lo desconocido. Y poco a poco ese desconocido se va transfigurando en un icono familiar; no en vano, es un mismo misterio de la persona el que une al espectador y al retratado.

Y como dice Robert Capa, no hace falta que estas personas posen, pues la foto en realidad ya está ahí. Moranta, sin duda, ha sido capaz de esperar pacientemente a realizarla, y Silence is Grey es el fruto maduro de este trabajo silencioso y personal.

cartel_juan_4-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *